por: Sylvette Nazario, MD

mother holding a oxygen mask over her son's face

Asma es una condición muy prevalente entre los puertorriqueños. El 36% de los padres informó que un médico alguna vez había diagnosticado asma en sus hijos. En los adultos, se estima que 16% de los puertorriqueños padece de asma. Más aun la morbilidad de asma es muy alta, con 7% de los niños ausentándose de la escuela al menos un día al mes por asma. Somos el quinto país en el mundo con más alta mortalidad por asma.

Pero, ¿porqué hay tantos asmáticos en nuestro país? Múltiples factores se han discutido incluyendo factores genéticos, ambientales, psico-sociales y económicos. Probablemente todos tienen cierta contribución, especialmente si lo miramos en el caso individual de cada sujeto con asma.

Los puertorriqueños que emigran a los Estadios Unidos, siguen sufriendo una alta prevalencia de asma, sugiriendo que la genética juega un rol importante en nuestra población. Se sospecha una predisposición a mecanismos inflamatorios que se manifiestan como asma. Entre los factores genéticos que se han estudiado en los puertorriqueños se han encontrado variaciones en la respuesta a broncodilatadores de larga duración, al igual que se han descrito en otras poblaciones. Alteraciones en receptores de moléculas de inflamación como CD14 también han sido descritas. No se ha encontrado relación con factores de provocan la remodelación del pulmón, como se ha destacado en otras poblaciones europeas. Nuevas investigaciones buscan entender si hay alguna relación entre alergia, asma y factores que se relacionan a inflamación alérgica. A pesar de mucho interés en esta área de investigación, el rol hereditario del asma en puertorriqueños como un colectivo se desconoce al presente.

 

Los factores ambientales también han levantado mucho interés. Los monitores ambientales de la EPA no han podido encontrar consistentemente unos niveles altos de particulados o gases que explican la alta prevalencia de asma. Existen monitores de alergenos en el ambiente de San Juan desde los últimos 2 años y durante el último ano en Caguas, los cuales muestran niveles considerables de hongos en ciertos meses del año. Sin embargo, se desconoce si estos niveles altos de hongos correlacionan con síntomas clínicos.

Finalmente, se ha descrito que las familias con niveles altos de estrés o depresión tienen un riesgo aumentado de que los niños padezcan de asma. Sin embargo, podría interpretarse de la forma alterna, que asma induce unos niveles más altos de depresión y ansiedad al tener que lidiar con una enfermedad al cual la mayoría de las familias se sienten impotentes. Un estudio llevado a cabo en escuelas públicas y privadas de Puerto Rico mostró que a pesar de una prevalencia similar de asma en ambas poblaciones, los niños que asistían escuelas públicas tenían mayor número de vistas a sala de emergencia, hospitalizaciones y ausentismo escolar que los niños que asistían a escuelas privadas. Esto sugiere que diferencias socio-económicas influencian la morbilidad de asma entre los puertorriqueños.

El asma en los puertorriqueños es una condición de gran impacto social, no tan solo por su alta prevalencia sino por su morbilidad. Una multiplicidad de factores genéticos, ambiéntales y psico, socio-económicos pueden propender a estas altas tasas. Es el rol del médico identificar los factores peculiares que afectan el asma en cada individuo y de los científicos y educadores identificar factores que afectan el colectivo, y que nos ayuden a lidiar con los estragos del asma en nuestro pueblo.

Para mas información acceda nuestro portal en
www.alergiaspr.org

There is 1 comment so far

  • 2 years ago · Reply

    You put the lime in the cooucnt and drink the article up.

Leave a Comment

Don't worry. We never use your email for spam.

Don't worry. We never use your email for spam.